INVESTIGADORXS:

Javiera Naranjo
Pablo Marchant

 

Desde el 2009 que las integrantes de esta organización nos vamos encontrando con la precordillera del Maule y su comunidad de tejedoras, en intermitencias de mayor o menor intensidad. Las investigaciones que hemos desarrollado con relación al Tejido en Crin han sido diversas al igual que los resultados que han ido surgiendo, en nuestro sitio pueden hurgar algunos que hemos ido compartiendo. Otros se han quedado en horas de práctica, afinando el gesto y el ritmo para convertirnos también en portadoras del oficio.

Este año comenzamos un trabajo de investigación financiado por el Fondo Regional del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, en la Línea Patrimonio Inmaterial de la Modalidad Salvaguardia, el cual tiene como objetivo analizar integramente las problemáticas asociadas al desarrollo y continuidad del Tejido en Crin, a través de la elaboración de un proceso de Mapeo Colectivo y Cartografía Crítica con la comunidad. Entendiendo el mapeo como una práctica activa que se funda en el saber local y el conocimiento interno de quienes participan de las comunidades, además, de una herramienta crítica que supone una tarea colectiva de representación de la complejidad de los territorios.

El proyecto es la continuación del trabajo que viene realizando el equipo desde el año 2017, donde estuvo a cargo del “Servicio de Actualización de Expedientes sobre Elementos del Patrimonio Cultural Inmaterial: para el diseño de la salvaguardia: Artesanía en Crin de Rari” (ID:5799-2-IN17) del Ministerio de las Culturas, las artes y el Patrimonio. En aquella oportunidad se pudieron advertir problemáticas específicas que reconocen las tejedoras con respecto a la realización de su quehacer, sin embargo, las soluciones debían ser propuestas por el equipo de trabajo y no por la misma comunidad de cultoras, convirtiéndose en una necesidad volver al territorio y crear instancias donde las problemáticas y soluciones sean pensadas desde la comunidad, planteando un trabajo conjunto entre el equipo y las cultoras, en el que se aspira nutrir formas de organización social colaborativas y autónomas, lejos del asistencialismo que muchas veces caracteriza la intervención en las comunidades de las instituciones públicas.

Debido a la emergencia sanitaria en la que nos encontramos el proyecto ha tenido que ir transformando sus formatos, situación que ha resultado una interesante, creativa y entretenida posibilidad de pensar nuevos formas y metodologías de trabajo a distancia. De esta forma, a pesar de la contingencia, hemos querido realizar el proyecto de todas maneras. Así, en su versión actual consta de 5 boletines impresos que llegarán a la puerta de la casa de cada una de las tejedoras de la comunidad de artesanas de Rari y Panimávida durante cinco meses a partir de agosto de este año. En ellos las tejedoras encontrarán textos, entrevistas y actividades a las que las invitaremos a participar, para realizar un mapeo colectivo con distanciamiento social. Con el objetivo de encontrarnos en actividades colectivas para construir la cartografía crítica cuando la alerta sanitaria calme y podamos volver a viajar a las hermosas tierras del maule.